Salinas, Calif. -

Esposados y en uniforme de prisionero fue como Francisco Miranda y Albert Cortez enfrentaron a un juez el miércoles en la mañana.

Los dos hombres son parte del grupo de seis reclusos acusados de brutalmente golpear a un alguacil dentro de la cárcel del condado de Monterey el 24 de mayo.

Miranda y Cortez serán juzgados en el mismo caso, mientras que los demás sospechosos son parte de otros casos.

“Es un poco problemático y un asunto de seguridad tener a tantos acusados en un solo lugar a la misma vez,” dijo el asistente del fiscal del condado de Monterey, Terry Spitz.

Miranda enfrenta cargos de homicidio vehicular, tras presuntamente estar bajo la influencia de narcóticos cuando atropelló y mató a dos mujeres afuera del Hospital Natividad en salinas

Cortez es acusado de matar a un hombre en el 2011.

Armando Canchola también estuvo en corte el miércoles. El hombre enfrenta cargos de dos asesinatos, relacionados a las pandillas.

Ahora, las presuntas acciones de los seis hombres, podrían alargar sus estancias en la cárcel.

“El impacto podría ser en la sentencia. Pero todo es o depende en lo que un juez o un jurado encuentra en estos nuevos cargos que enfrentan,” dijo Spitz.

En el caso de Canchola, el sospechoso ya tiene un historial criminal y si lo encentran culpable del ataque, enfrenta 100 años a vida en cárcel.

Mientras tanto, la fiscalía ha tomado mucha precaución y ha dado pocos detalles del incidente o si los sospechosos se conocían antes de llegar a la cárcel, “lo único que te puedo decir es que vivían juntos en la misma unida en la cárcel.”

Y en lo que estos hombres continúan sus vidas de reclusos, su presunta víctima aún sigue en recuperación.

Se espera que Miranda y Cortez regresen a corte para su audiencia preliminar el 22 de agosto.